Educación pública vs. Educación privada

El eterno debate sobre la calidad de la educación que se ofrece en las instituciones de educación superior


El eterno debate sobre la calidad de la educación que se ofrece en las instituciones de educación superior públicas y las privadas cobra gran importancia en la actualidad, cuando la demanda de espacios en las universidades públicas para los jóvenes que quieren ingresar a alguna carrera se topa con el limitado número de plazas disponibles.

Esto ha llevado a muchos jóvenes incluso de escasos recursos, a buscar entre la oferta de planteles privados, una universidad que les ofrezca formación de calidad y de preferencia a un precio razonable.

En los últimos diez años, la matrícula de estudiantes inscritos en las diferentes escuelas particulares, incluidas las universidades, aumentó casi en un 9 %, mientras que la inscripción en las escuelas públicas solo creció un poco más del 1 %. En el caso específico de las instituciones de educación superior, la matrícula en las universidades públicas aumentó alrededor de un 8 % entre 2014 y 2017, y en las universidades privadas más del 13 % en el mismo periodo.

Esto es una muestra de la creciente demanda por educación superior, de la poca inversión pública en el sector y del aumento de opciones particulares para los jóvenes que buscan obtener un título profesional.

¿Cuáles son las características de cada sistema? ¿En qué son diferentes? En el siguiente cuadro hacemos una comparación para ofrecer a los futuros estudiantes información útil a la hora de analizar y decidir dónde obtener su preparación profesional. Si bien no es una regla general y hay excepciones en cada uno de los sistemas, los puntos son factores a considerar a la hora de comparar instituciones y su calidad.

 

 

Educación pública Educación privada
Su principal fuente de financiamiento es el gobierno, federal o estatal. Su principal fuente de financiamiento son las cuotas de inscripción y mensualidades de los alumnos.
Algunas ofrecen pase automático a los estudiantes de sistemas públicos. Todos los estudiantes deben hacer examen de admisión.
En general, los salarios para los maestros son más bajos, a menos que se trate de especialistas de alto nivel para posgrados. Los salarios de los maestros son mejores, aunque varían mucho dependiendo del nivel de las colegiaturas.
Los costos a cubrir son más bajos, pero las becas no las dan las instituciones sino otras instancias gubernamentales. Los costos son más elevados, pero casi todas las universidades ofrecen algún esquema de financiamiento y becas.
Algunas tienen instalaciones de primer nivel y otras presentan deficiencias en equipos e instalaciones. En general tienen mejores instalaciones, pero esto varía dependiendo del nivel de las colegiaturas.
En algunas regiones las clases e incluso periodos enteros se pierden por huelgas laborales. No hay ausentismo de maestros, las huelgas del personal docente de una universidad privada son prácticamente inexistentes.
Salvo algunas instituciones, las empresas no consideran un atractivo que un alumno haya estudiado en una universidad pública. Estudiar en una universidad privada, más en algunas que en otras, resulta una característica deseada por las empresas a la hora de contratar personal.
En algunos planteles el número de alumnos por salón es demasiado grande y la calidad del aprendizaje disminuye. En general los grupos son más reducidos lo que permite una enseñanza más personalizada.


Deja un comentario