Desarrolla un exitoso plan de vida con educación superior.

Para tener una vida satisfactoria y que nos haga felices, necesitamos de una estructura, un plan o una


Para tener una vida satisfactoria y que nos haga felices, necesitamos de una estructura, un plan o una ruta trazada que nos permita alcanzar nuestros objetivos y realizar nuestros sueños. Claro que no es necesario planear nuestra vida con un gran detalle, pero sí nos ayuda mucho establecer objetivos, metas, plazos y pasos para lograrlos.

Por otro lado, es normal sentirnos confundidos o indecisos en algunos momentos de la vida, muchas veces llegamos a encrucijadas donde no sabemos bien qué ruta tomar porque de esta decisión depende cómo será nuestro futuro. En este sentido, contar con un plan de vida nos ayudará a tomar la mejor decisión.

 Para desarrollar un plan de vida exitoso, necesitas además tener claro que la vida cambia constantemente y por ello tu plan necesita una ruta sólida y al mismo tiempo flexible que te permita adaptarlo a las circunstancias cambiantes.

 Cualquier plan de vida exitoso empieza por reflexionar sobre cuáles son nuestras metas a largo plazo y a partir de ahí establecer los pasos para lograrlos.

 Aquí te compartimos algunas ideas para que puedes armar un plan de vida exitoso.

 1.- Define cuáles son tus prioridades

Puedes hacer una lista de las actividades o roles que son importantes para ti, tanto en tu vida personal como en tu desarrollo profesional. Busca que tu actividad profesional esté en sintonía con tus intereses y tu personalidad, porque dedicarás muchas horas de tus días al trabajo.

 2.- Descubre qué herramientas necesitas

Independientemente de nuestros objetivos, hay herramientas que son indispensables para el éxito de cualquier plan, una de ellas es la educación y mientras más especializada mejor, así que no olvides incluir la obtención de un título o especialidad en tu plan. La educación superior te permitirá además obtener una profesión que te dará los ingresos necesarios para el logro de tus objetivos.

 3.- Establece tus metas

La manera más sencilla, es hacer una lista dividida en dos columnas: Personal y Profesional y escribir las metas. Por ejemplo, en la parte personal tu meta puede ser: viajar a Europa, y en la parte profesional puede ser: obtener un título profesional.

 4.- Establece las necesidades para el logro de tus metas específicas

Toma cada una de tus metas y establece calendarios más o menos específicos dependiendo de tus necesidades y después dedícate a buscar información sobre lo que necesitas tener, reunir o cumplir para lograr la meta. Por ejemplo, para tu viaje necesitas buscar información para saber cuánto presupuesto necesitas, en qué fechas es mejor viajar, qué infraestructura existe para los diferentes tipos de viaje.

Para obtener tu título, busca información de programas, instituciones educativas, duración de los programas, tiempos de estudio, costos, calidad de las instituciones, requisitos de admisión, proyección profesional, etc.

Una buena idea es crear una tabla, en el formato que quieras y que más te guste, donde puedas anotar toda la información y pasos que necesitas y les puedas dar seguimiento.

 5.- Ponte en acción

Cualquier plan se quedará en hermosos sueños si no va acompañado de acciones concretas, así que ¡actúa! Si ya sabes cuánto necesitas para tu viaje busca la forma de conseguir el presupuesto, mediante un esquema de ahorro por ejemplo. Y si ya sabes en qué institución de educación superior te quieres inscribir, inicia el proceso, reúne papeles, haz el examen de admisión, y si necesitas apoyo económico busca opciones de financiamiento y becas.

 El logro de cualquier meta es un proceso, y como todo proceso, los pasos deben revisarse y ajustarse constantemente. Lo importante es que no pierdas de vista el objetivo final. Por ejemplo, tal vez tengas que buscar una opción alterna a la institución educativa que querías al principio o cambiar las fechas de tu viaje. Haz tantos ajustes como sean necesarios y mucha suerte con tu proyecto de vida.


Deja un comentario