La vocación, la empleabilidad y las posibilidades de un mejor futuro son factores determinantes al momento de elegir una carrera profesional.

Para un preuniversitario el momento más crucial es la elección de su carrera ya que este paso definirá en gran medida su actividad laboral futura.

Los estudiantes están influenciados por diversas variables y situaciones que determinarán su vida profesional, como son las emocionales, sociales y familiares

¿Qué aspectos se deben considerar al momento de elegir una carrera?

  1. La vocación: Para que esta variable tenga un buen efecto, se sugiere que vaya en concordancia con tus habilidades y gustos.
  2. El entorno: Tus círculos sociales más cercanos tienen mucha importancia y son a los que todos recurrimos para buscar opiniones, además, es importante considerar el entorno socioeconómico en el que te encuentras.
  3. Empleabilidad: Debes de conocer la rentabilidad de los perfiles profesionales similares al que tú quieres desarrollar, dónde trabajan, su nivel salarial, sus posibilidades de crecimiento, etc.
  4. Tendencias: Corresponde a las carreras más demandadas en el entorno actual; esto variará con los años y con la integración de tecnologías nuevas al mundo laboral.

La elección de tu carrera se trata de una decisión muy importante, por la inversión económica, de tiempo y esfuerzo que emplearás durante la misma.


Cada día existen más estudiantes que su desarrollo académico lo trascienden a un nivel más alto de una licenciatura; sin embargo, estos perfiles son buscados por empresas a lo largo de la República Mexicana, y en muchos casos traen mayor estabilidad y desarrollo para quienes pertenecen al porcentaje de la población que cuenta con alguna especialización.

En la actualidad, las tasas de desempleo varían hasta un 40% dependiendo del nivel de estudios de los trabajadores. Aquellos que poseen formación superior se mantienen más alejados del desempleo, y de hecho, a medida en que su nivel formativo aumenta, sus posibilidades de contar con ofertas de empleo dentro y fuera del país también lo hacen.

Los trabajadores con más oportunidades laborales serán aquellos que se preocupen constantemente por mejorar su perfil, adquirir nuevas habilidades e incorporar certificaciones a su CV. La continuidad en la formación es, por tanto, una garantía para la continuidad del empleo.

Por si fuera poco, los mayores niveles formativos se asocian a puestos de responsabilidad y por tanto a mayores remuneraciones.

La formación continua puede ser la mejor alternativa para descubrir un país extranjero, perfeccionar un idioma, explorar campos del conocimiento que se relacionen con tu licenciatura, o bien, colocarse en un mejor puesto laboral: La formación continua no se refiere únicamente a posgrados, sino a diplomados, cursos, talleres, laboratorios y todo tipo de experiencias que te ayuden a descubrir y desarrollar las habilidades que serán indispensables para el empleo del futuro; entre las que destacan: un tercer idioma, la solución de problemas, el pensamiento creativo, la capacidad de crear flujos de trabajo y comunicación, la autogestión, etc.

Si estás pensando en buscar alternativas de formación durante tu licenciatura o después de ella, no olvides que estas habilidades y conocimientos te convierten en un elemento más valioso para las empresas, o bien, para comenzar tu proyecto personal.